El low cost se sitúa como rey del mercado

A día de hoy los españoles nos encontramos en una situación de supervivencia,¿ Qué hacer para salir de la crisis? La clave está en el “low cost”, uno de los fenómenos más sorprendentes del siglo XXI. 

Lo que empezó siendo una de las muchas formas de capear la crisis ha acabado convirtiéndose en un estilo de vida. No se trata de una moda pasajera, más bien hablamos de una manera diferente de vivir el consumo.La fórmula “low cost” es sencilla: ajustar costes para bajar precios,sin embargo, ponerlo en marcha es mucho más complicado.

Sin duda, el fenómeno Low cost surge como una vía de escape, que poco a poco se asienta entre nosotros con total normalidad. Una gran parte de la población española consigue salir de la crisis mediante esta fórmula y, ¿Qué es lo que consigue? Competencia en el mercado. Tanto es así, que algunas empresas como por ejemplo Inditex, han rebajado sus precios para competir con las empresas de bajo coste.

Garbo Sevilla

Algunos detalles de Garbo Sevilla

Las estrategias que utilizan las empresas de ‘bajos costes’ se pueden aplicar a una pyme y conseguir el mismo éxito, pero la duda evidente tiene su lógica: los negocios Low Cost están basados en grandes volúmenes, y muchos siguen creyendo que este modelo solo lo pueden aplicar los grandes dirigentes del mercado.

El fenómeno aparece como estrategia de pequeños comercios, y a la vez enormes franquicias,para poder sobrevivir a la crisis o simplemente aumentar el número de consumidores, donde podemos encontrar desde bares, tiendas de ropa, comercios de segunda mano, o incluso peluquerías. Todos ellos persiguen un mismo objetivo: encontrar fórmulas que logren cautivar a sus clientes y mantenerlos, algo bastante difícil actualmente. La imaginación y la innovación de ideas es la clave de estos de establecimientos, quienes buscan ir más allá de los típicos descuentos o promociones, escapando de la estacionalidad de unas rebajas convencionales.

Una de las ideas fundamentales para que estos emprendedores logren cuadrar las cuentas, es que no pueden promocionar una enorme oferta de productos o servicios, los productos básicos suponen un ahorro en todo el proceso de producción. En este momento, para aquellos emprendedores que buscan una franquicia innovadora, solo se trata de encontrar la que se adapte a él.

Este tipo de empresas trata de eliminar todo lo “superfluo”, es decir, descubrir a que esta dispuesto a renunciar el cliente, si a cambio le ofreces mejores precios. En una compañía aérea hemos visto, por ejemplo, que desaparece la comida, o en una tienda de muebles a grandes rasgos, como Ikea, desaparece el proceso de transporte o montaje de los productos. Y aunque la regla de oro para ser una “Low cost” sea tener un control exhaustivo de los gastos, en el ámbito tecnológico hay que invertir en grandes cantidades, como apunta Peter Den,”la tecnología debe estar presente tanto en la parte administrativa como en la productiva para mejorar la rentabilidad de la empresa en global”.

Garbo Sevilla

Garbo, una de las tiendas “low cost” sevillana más demanada

Además, las empresas de bajo coste tienen la posibilidad de compartir una oferta de productos y servicios básicos, añadiendo extras, siempre y cuando, los cobres y los saques del precio de base. En Sevilla, como en muchas otras ciudades, existen actualmente numerosos establecimientos “low cost”, como por ejemplo La Andaluza, en gastronomía, Garbo en el ámbito textil o  fitness H-19 en el sector deportivo. Estos comercios se han convertido en un pilar fuerte, frente a los comercios “normales”, quienes buscan competir ofreciendo mejor calidad en sus productos.

A esta estrategia se han sumado algunos suplementos como Yo dona, cuya periodista y autora de “Vivir low cost”, Marta Juste, afirma,”Estamos aprendiendo que se pueden consumir prácticamente los mismos recursos con un precio más reducido”.El suplemento del diario El mundo, uno de los pioneros en establecer esta filosofía, afirma dejar de lado ese consumismo que veníamos arrastrando desde años atrás e intentar perdurar en el tiempo. Podéis saber más sobre el “Low cost” de Yo Dona en su página Elmundo/YoDona.com.

Yo Dona: ‘Low Cost’, ¿ realidad o reclamo?

Sin embargo,como sucede con todo, también hay contrapartida. Hace pocos días el diario digital Expansión lanzaba varias noticias sobre franquicias de bajos costes con titulares sorprendentes como: “Ryanair sufre la primera caída de sus beneficios en cinco años”, cuyas causas principales, tal y como afirma el periódico, han sido la ofensiva comercial para frenar a sus rivales y el aumento del precio del combustible.Lo realmente significante de esto, es que no es la primera noticia que aparece sobre pérdidas de beneficios en el último semestre del año para el “low cost”.

La sociedad busca precios bajos, pero sin menospreciar la calidad de los productos, y por ello, aprovecha la competición entre establecimientos para jugar y sacar el mayor partido posible; Este momento es aprovechado por los consumidores para demostrar que ellos son quienes tienen las llaves del mercado, quienes deciden…¿Logrará el bajo coste convencer a los consumidores y sobrevivir en un mercado como el que existe actualmente en España? La clave no es otra que apostar por él.

Fuentes:

Texto: propio

Fotos: propias

Vídeo: subido a Youtube por yodona

 Carmen Bellido Payán

Anuncios